Un poco de historia del Jabón y materiales que se usan

Historia del jabón




La historia del jabón se remonta a la Antigüedad. Se han encontrados documentos que mencionan el uso de muchos materiales jabonosos y agentes limpiadores aunque no eran verdaderos jabones sino productos realizados únicamente con cenizas de corteza de árbol.




En el siglo I d.C., el historiador romano Plinio describió las diversas formas de jabones duros
y blandos que contenían colorantes. Eran conocidos como rutilandis capilis y utilizados por l mujeres romanas para limpiar sus cabellos y teñirlos de colores brillantes.


La producción de jabón era común en Italia y en España. Durante el siglo VIII, la mayoría de los jabones se producían a partir de sebo de cabra, mezclado con la ceniza de haya que proporcionaba el álcali.


En 1783, en forma accidental surgió la reacción que se produce hoy en el proceso de hervido en la fabricación del jabón: cuando el aceite de oliva se hierve con el óxido de plomo, produce una sustancia de sabor dulce que en ese entonces se denominó olsüss, pero que hoy
se conoce como: «glicerina».


La mayoría de los jabones eliminan la grasa y otras suciedades debido a que algunos de sus componentes son agentes activos que sueltan las partículas de cualquier superficie que se limpie.


El jabón en polvo es una mezcla hidratada de jabón y carbonato de sodio. El jabón líquido es una disolución de jabón blando de potasio disuelto en agua.




Materiales:


A continuación, se detallan algunos materiales necesarios para la elaboración de jabones.


Esencias: las esencias que se necesitan deberán ser aptas para la fabricación de jabones. Es importante que no produzcan ningún tipo de reacción alérgica.
Para eso, conviene realizar un test colocando una parte de esencia en la cara interna del brazo. Luego de algunos minutos y si no se produce ningún tipo de enrojecimiento. podrá ser usada con tranquilidad.


Colorantes: los colorantes no deben sufrir ningún tipo de alteración una vez solidificado el jabón. Por eso es importante asegurarse de que sean específicamente para este fin. Se encuentran en el mercado en polvo o líquidos.
Hay que añadirlos al jabón una vez retirado del fuego y antes de verterlo en el molde. Los colorantes para alimentos son los menos indicados ya que son muy sensibles ala luz. Los colorantes para velas pueden usarse si no hay otra opción porque las velas tienen otra composición.




Recipientes: no conviene usar nunca recipientes de metal ya que podrían alterar la composición del jabón. Los recipientes de vidrio son muy prácticos tanto para la elaboración como para su limpieza. además de poder llevarse a baño de maría.


Moldes: los más apropiados son los moldes de plástico. de madera y de caucho.
Los de vidrio son muy difíciles para desmoldar el jabón fácilmente. Si se usan
moldes de madera. cubrir con un plástico grueso o una gasa de algodón húmeda.
No usar vasos plásticos ya que con el calor del jabón podrían derretirse.


Medidas de seguridad y consejos:


- Para los que recién se inician en esta actividad es recomendable, antes de comenzar a fabricar el jabón, leer cuidadosamente todos los materiales y los pasos que se van a seguir para simplificar la preparación.


- Derretir el jabón, ya sea glicerina o jabón de coco siempre a baño de maría, nunca a fuego directo, porque contiene sustancias inflamables.


- Usar siempre los mismos utensilios evitando otros usos ya que de otro
modo seria antihigiénico. 


-Identificar todos los productos con etiquetas para saber siempre qué contienen 
y para qué se utilizan.

Siguenos En Facebook,Dale ME GUSTA

Aviso Importante

Este blog contiene fuentes de información propias y externas disponibles en internet. Si Ud. es el propietario de alguno de esos contenidos y desea que sea eliminado de nuestro blog, por favor háganoslo saber e inmediatamente será removido de este blog. Muchas gracias por su comprensión.

Blog Archive