Es necesario trabajar duro para conseguir el éxito

¿Cual es la fórmula para que un negocio que emprendemos
tenga éxito?
Muchas veces nos hemos hecho estas preguntas cuando iniciamos un negocio y este no va muy bien como lo habíamos pensado. Además nos preguntamos: ¿Valdrá la pena tanto trabajo para que resulte este negocio?


En solountip.com encontramos una breve nota que el experto en negocios nos da su opinión en el siguiente artículo escrito por Luis Huergo:

Es muy común que el emprendedor se asuma a sí mismo como el principal y único caudillo de su negocio, el que debe estar al frente de la batalla dando los pasos más importantes. Por lo general se asocia que la idea de Trabajo duro es igual a negocio rentable, ¿Pero es esto realmente así?, ¿Hay que sudar a mares para poder tener un negocio rentable?

Piénsalo, si hablamos de negocios y trabajo duro, cada vez que comenzamos un negocio, ponemos muchísimo esfuerzo físico, trabajo duro, muchas horas. Si esto fuera directamente proporcional al monto de las ganancias, entonces seríamos muy exitosos, sin embargo, no por eso recibimos grandes ingresos.

Si el trabajo duro, no es equivalente a los ingresos, entonces ahí podemos encontrar un indicio para responder a esa pregunta que permanentemente nos hacemos los emprendedores, ¿Por qué si trabajo tanto no logro consolidar mi negocio?

La respuesta está en el uso que hacemos de nuestros recursos, es decir, ¿Somos inteligentes para trabajar?

¿Cuál es la razón y el objetivo fundamental de tu negocio?

Así pues, para trabajar de manera inteligente, primero define, o recuerda la razón y el objetivo de tu empresa. ¿Qué te trajo hasta aquí?


Ahora, te toca a ti definir cuál es tu rol y objetivos dentro de tu negocio, ¿Tus propias inquietudes o ambiciones personales son compatibles con los que has planteado para tu negocio? Es obvio que el interés de cualquier negocio es el de ganar dinero, pero ¿por qué, o para qué quieres ese dinero?

Esto parece un poco raro, pero te sorprendería saber cuántos emprendedores comienzan con una idea que luego terminan odiando por no ser compatible con sus verdaderos intereses.

Quieren ganar dinero y sólo van detrás de eso, perdiendo de vista por qué lo hacen.

Define y entiende cuál es tu interés, por qué decidiste iniciar el negocio y hasta dónde quieres llegar. Pregúntate si es por este medio por el que alcanzarás tus objetivos.

Es mucho más fácil obtener resultados, si estás perfectamente alineado con tus objetivos, te darás cuenta que el negocio en poco tiempo tomará vida propia y se moverá a su ritmo, y es aquí, que si no estás alineado con el sentido de tu negocio, terminarás odiándolo.

Finalmente, cuando decides ser emprendedor y forjar tu propio destino, también aceptas una determinada dosis de frustración, ya que las cosas no siempre resultan como las has planeado, aún con el mejor plan. Trabaja inteligentemente; lo más claro y definido de tu plan, debe ser lo que te llevó a él. En definitiva el motor de tu negocio debe ser la pasión que pusiste cuando nació.

Ser emprendedor no es fácil, pues implica un gran compromiso, mucho control de la ansiedad y la renuncia a esa “estabilidad” en la que caes cuando trabajas para otras personas, y que al mismo tiempo te mantiene atrapado.

Busca la seguridad dentro de ti mismo y encontrarás la libertad para hacer lo que quieras.

Esperamos que les haya gustado este tema interesante, que nos servirá para cuando nos propongamos a poner un negocio o emprender un proyecto.

1 comentarios :

Anónimo dijo...

me parecen muy interesantes estas palabras, ya que, disipan algunas dudas

Siguenos En Facebook,Dale ME GUSTA

Aviso Importante

Este blog contiene fuentes de información propias y externas disponibles en internet. Si Ud. es el propietario de alguno de esos contenidos y desea que sea eliminado de nuestro blog, por favor háganoslo saber e inmediatamente será removido de este blog. Muchas gracias por su comprensión.

Blog Archive